Tras numerosos estudios, se ha comprobado que el movimiento característico de la palada, ejercitando el torso y los brazos, ayuda al drenaje linfático y a la recuperación después del tratamiento del cáncer de mama, por ello, y por los grandes beneficios que nos aporta dicha actividad, queremos hacer especial hincapié en que nuestra Asociación es abierta, para todas las mujeres que hayan padecido o padezcan un cáncer de mama.

El Dragon Boat de competición (el oficial) es un tipo de canoa, estrecho y ligero, muy inestable con olas, pero es el barco en el que está demostrado todos los beneficios del movimiento del tercio superior, en movimientos repetitivos de impacto, para recuperar las cirugías y mejorar y prevenir el linfedema.

Cuando terminas el tratamiento médico, te afrontas a la vida sola, y en el momento que te subes a un Dragon con tus compañeras, el miedo queda atrás, dejamos de ser mujeres asustadas, acomplejadas, doloridas y cansadas, olvidamos la enfermedad, y pasamos a ser mujeres deportistas, orgullosas, con un claro objetivo de disfrutar de cada momento y todo ello, nos ayuda a nivel físico, psíquico y al drenaje linfático, mejoras médicas demostrables.

Somos lo que viene después…, deportistas que han pasado un cáncer de mama y que se motivan en hacer deporte, entrenar, competir y ganar, pero que también al bajarnos del barco, compartimos entre todas, nuestros logros, inquietudes, información y formación y creamos así, una red de apoyo nacional. Nos ayudamos entre equipos, porque… Todas vamos en el mismo barco